Inicio Servicios Control de plagas Desratización

Desratización

Es el conjunto de acciones que se realizan, físicas, químicas y técnicas de saneamiento, que se aplican para el control de la población de roedores (ratas y ratones).

Las ratas y ratones se distribuyen ampliamente y tienden a aumentar en número en ciertos ambientes. La distribución de las poblaciones depende en parte de los recursos ambientales para proveerse de alimento, agua y refugio.



Hay tres especies de roedores que tienen una mayor extensión: 

- El Ratón doméstico (Mus musculus)

- Rata gris o de alcantarilla (Rattus norvegicus)

- Rata negra (Rattus rattus) 

Cómo detectar la presencia de roedores en nuestra vivienda o negocio.

La presencia de ratas o ratones en un ambiente se puede determinar a través de una serie de signos o evidencias, como ser:

Excrementos: tienen  forma cilíndrica y, en el caso de las ratas, tienen 1-2 cm de largo y 0,5 cm de diámetro. Los excrementos del ratón casero tienen alrededor de 0,6 mm de largo. 

Orina: las manchas de orina (húmeda o seca) tienen un fuerte olor a amoniaco.

Huellas o rastros: incluyen las huellas de las patas (pisadas) y las marcas de la cola, que pueden observarse en superficies polvorientas o barrosas. 

Nidos: son comunes en el caso del ratón casero y generalmente se encuentran al limpiarse cocheras, desvanes, bauleras, armarios, sótanos, etc. Consisten en la acumulación de restos de materiales fibrosos (papel, tela, lana, hilo, madera, cuero).

Madrigueras: comunes de observar en el caso de las ratas, pueden encontrarse adyacentes a paredes, cercas y edificios o bajo arbustos y escombros. 

Sonidos: la presencia de ratas y ratones puede detectarse por varios tipos de chillidos y ruidos tales como los producidos por los animales al roer o correr sobre superficies de plástico, madera, cartón, etc, como puede localizarse en los falsos techos de las viviendas.

Daños potenciales

Pero uno de los aspectos más importantes es el peligro que representan las ratas y ratones para la salud del hombre y de los animales domésticos. Algunas de las enfermedades más importantes transmitidas al hombre por estos animales incluyen la peste bubónica, la fiebre de Lassa, la virosis coriomeningitis, el tifus murino, la salmonellosis, la leptospirosis y la triquinosis. 


   


Acciones de Documento